Series ly » Críticas de cine » Zodiac, una visión realista de una historia real

Zodiac, una visión realista de una historia real


Zodiac

 

Lo mejor: reinventa la gastada fórmula de cine de suspense y policiaco. Unos elenco de actores extraordinario.

Lo peor: una trama un tanto compleja, la evolución de los personajes resulta poco creíble.

Nota: 7,5/10

Zodiac, una visión realista de una historia real

     Como todo cinéfilo que se precie, la lista de películas que todavía no he visto y quiero ver es, como mínimo, tan grande como la lista de todas las que he visto hasta ahora. Pues bien, hoy le ha tocado el turno a Zodiac, una película que tenía ganas de ver desde hace tiempo. Acabo de terminar de verla, asi que vengo aqui a contaros que me ha parecido antes de olvidarme de los detalles y matices de esta película, que no es precisamente corta con sus casi 160 minutos de duración…

     Para empezar, os cuento un poco lo que será la estructura de la crítica: Tras esta introducción, os haré un minúsculo resumen del argumento, os describiré los personajes principales y pasaré a contaros qué me ha parecido. Aclaro que no voy a desvelar casi nada de la trama, así que podeis leer la crítica tranquilos si todavía no habeis visto este filme. ¿Todo correcto? Pues allá vamos.

Datos básicos y Argumento

     Zodiac es un thriller estadounidense datado de 2007 y dirigido por David Fincher. Es una película que se basa en un libro homónimo escrito por Robert Graysmith, que a su vez se basa en hechos reales. Zodiac cuenta la historia de la búsqueda del notorio asesino serial conocido como “el asesino del Zodiaco”, quien asesinaba en el área de la Bahía de San Francisco y sus alrededores durante finales de 1960 y principios de los ’70, dejando a varias de sus víctimas tras su paso y burlandose de la policía con cartas y mensajes cifrados que enviaba a los periódicos. Hoy en día, el caso continúa siendo uno de los crímenes sin resolver más famosos de San Francisco.

Reparto

  • Jake Gyllenhaal como Robert Graysmith, un caricaturista del San Francisco Chronicles. Es uno de los protagonistas, sostiene el peso de la actuación durante la mayor parte de la película, y sin duda es el personaje más trabajado, se muestra una enorme evolución a lo largo de la película. No en vano Graysmith es el autor de la novela en la que se basa la película, asi que supo darse un papel fundamental en su obra (real o ficticio, pero no estamos valorando eso). Además, el escritor sigue vivo, así que Gyllenhaal pudo estudiarlo a fondo antes del rodaje para entenderlo mejor y poder reflejarlo fielmente.

  • Mark Ruffalo como el Inspector del SFPD David Toschi. Es el segundo de los tres protagonistas principales. Cumple el típico papel de policía que comienza a obsesionarse con el caso, pero hasta aqui llegan las similitudes. Cuando lo apartan del caso por razones que no desvelaremos, se desentiende totalmente del mismo, dejándole el “papel” de loco obsesionado a Gyllenhaal. Le seguirá interesando y participará un poco a regañadientes, pero desde luego pierde mucho peso en cuanto es apartado del caso. Por eso digo que es muy probable que el autor del libro haya conseguido echarse algunas “flores” de más y quedar como el verdadero héroe y protagonista de la historia. Juzguen ustedes mismos. Ruffalo cumple sin destacar, no por sus dotes interpretativas, sino porque el guión reflejaba una evolcuión poco creíble para un personaje de sus características.

  • Robert Downey Jr. como Paul Avery, un periodista del San Francisco Chronicle que cubría el caso del asesino del Zodiaco. El tercer protagonista de esta obra. Un periodista con aires de grandeza y gran narcicismo que poco a poco comienza a obsesionarse con el caso (parece que va de obsesiones esta peli), hasta el punto de acabar autodestruyéndose no solo a sí mismo como individuo, sino su carrera e incluso acabará afectando a su salud. Un personaje correcto y bien interpretado, si bien vuelve a suceder algo similar a lo que veíamos con el Inspector Toschi, la evolución del personaje no resulta del todo creíble para el espectador. Es una peli que en sus más de dos horas y media trata de explicar tantos puntos de vista, tantas teorías y trata de introducir y desarrollar a tantos personajes que se queda corta. Por eso la evolución de los personajes más complejos (los protagonistas) no resulta creíble al 100%, simplemente no ha habido tiempo para mostrárnosla. Resulta irónico decir eso de una de las películas más largas que he visto en los últimos meses.

Crítica

     En esta parte, trataré de explicaros la estructura de la película y mis impresiones sobre la misma. Por cierto, también trataré de explicar por qué he titulado así la crítica. Podemos opinar que Zodiac es una buena peli o no, que es aburrida o entretenida, que es una película a la altura del mejor Fincher o un paréntesis en su carrera. Podemos opinar muchas cosas, pero lo que queda claro y es indudable es que Zodiac es una película compleja y elaborada. Para tratar de comprender esa complejidad de esta obra y su minuciosa elaboración, creo que podemos dividirla en tres partes:

 

 

     La primera parte de la película nos muestra al asesino, sus asesinatos y su competición con la prensa y la policía, enviándoles pruebas, cartas y enigmas, amenazando y burlándose de todos los que estaban relacionados con la investigación, y poniendo en jaque a medio San Francisco. En esta parte se nos presenta a los protagonistas, cada uno en su ámbito: se nos muestra al inocente caricaturista (Robert Graysmith), que comienza a interesarse por el caso; al reputado periodista (Paul Avery), que también comienza a sumergirse en el caso y que verá en Graysmith un importante apoyo a su investigación, por su agudo ingenio y su gran capacidad para memorizar y analizar minuciosamente todos los pasos del asesino conocido como Zodiac; y, por último, Inspector David Toschi, que nos dará una visión más técnica sobre el curso de la investigación, y que reflejará junto con su equipo las tensiones existentes entre los diferentes departamentos jurisdiccionales que entran en la investigación (los asesinatos se producen en diversas áreas de San Francisco), así como las múltiples vías de investigación que deben tomarse a lo largo del filme. Como podemos ver, tenemos a tres personajes muy diferentes, cada uno de ellos con su propio entorno, objetivos y motivaciones. He aquí el inicio de la complejidad de esta obra: no se trata de la competición entre “bueno y malo”, policía y asesino, sino entre un asesino, la prensa, la policía, que a su vez se divide en diversos departamentos jurisdiccionales con su propio equipo independiente de los otros y todo ello salpicado de las pesquisas e interpretaciones de Robert Graysmith, el caricaturista que acabaría escribiendo el libro en el que se basa esta película. Me parece que todo el mundo puede hacerse una idea a estas alturas de porque al inicio de esta crítica decía que 160 minutos de película son cortos para mostrar la evolución de los personajes, simplemente no hay tiempo suficiente para hacerlo.

 

 

     La segunda parte de la película cambia un poco el rumbo de la misma. Pasados los primeros 50 minutos, y mientras el periodista y el caricaturista comienzan a conocerse y a trabajar juntos, se nos introduce de lleno en la investigación policial. Los diversos equipos policiales implicados comenzarán a trabajar en el caso, colaborando entre ellos, pero manteniendo tensiones y ocultándose datos unos a otros. Y aquí es donde se refleja uno de las grandes logros de Fincher: no se nos cuenta una historia de intriga o policiaca típicamente hollywodiense, donde cada detalle, por mínimo o irrelevante que parezca, acabará encajando en un perfecto engranaje que dará una explicación perfecta sobre todo lo acontecido. No solo vemos que existen a lo largo de esta segunda parte numerosas líneas de investigación, sino que veremos como éstas van callendo, otras se mantienen y otras solo son suposiciones compartidas o no por el resto de compañeros dle equipo. Pero hay más: en la serie de CSI, un pelo encontrado en la escena del crimen será suficiente para atrapar al asesino. Sin embargo, un pelo en la vida real es solo un pelo. Puede resultar un prueba, puede haberse colocado allí a propósito o pueder ser simplemente un pelo que llegó a ese lugar por razones que no conocemos y que nunca sabremos. En esta línea, comprobamos como algunas teorías y pruebas son reales y demostrables, otras son circunstanciales que encajan entre sí y otras son intuiciones que acabarán por encajar o no en la resolución del caso. La parte buena de esto es que le otorga un mayor realismo y originalidad a la obra. La parte mala es que la hace menos atractiva e impresionante para el público, y desde luego la hace más aburrida que una peli de intriga más “tradicional”, con fórmulas contrastadísimas para crear la atmósfera más adecuada para conseguir involucrar e impresionar a todo tipo de espectadores. Esta parte toca a su fin cuando el protagonista principal dentro del cuerpo de policía, David Toschi, es apartado del caso, mientras los años van pasando, y poco a poco Zodiac va siendo olvidado por la policía y la prensa.

 

 

     La tercera y última parte en la que dividiremos Zodiac ahonda en Robert Graysmith, que va dejando atrás su ingenuidad, para mostrarse más seguro de sí mismo, consiguiendo una notable evolución del personaje, que comenzará a obsesionarse con el caso. Los años han ido pasando, el interés en Zodiac, que casi ha desaparecido sin dejar rastro, va disminuyendo progresivamente, pero Graysmith no desiste. El tiempo pasa, destruyendo y difuminando pruebas, pero nuestro protagonista continuará investigando, acercándose lentamente a la verdad… Y hasta aqui puedo contar.

 

Conclusión

     Zodiac nos presenta tres tipos de protagonistas, cada uno con su rol dentro de un género de suspense y policiaco reinventado en parte por Fincher, cada uno de ellos tendrá uno de los tres finales posibles para el tipo de persona que representan: el periodista es el investigador que, arruinada su carrera por su obsesión y atormentado por un sentimiento de fracaso, acabará volcándose en la bebida y pasará solo el resto de sus días. El policía es el investigador que, viendo que sus esfuerzos son inútiles, acabará desistiendo. Siempre le quedará la “espinita” clavada por el caso, y muestra a regañadientes interés en el mismo, pero acaba aceptando que el caso le supera. Y, por último, está el caricaturista, el investigador que será tachado de loco por todos, e incluso abandonado por su familia, pero que al final de la peli conseguirá demostrar a todos que sus esfuezos no han sido en vano, y que todos los años que dedicó al caso dieron su fruto.

     Una película recomendada para las personas amantes del género y de la complejidad y “segundas lecturas” que Fincher siempre refleja en sus películas. No es una película para todo el mundo, y eso no es ni bueno ni malo. Si al leer esta crítica te ha parecido demasiado compleja, no la veas, porque es tanto o más compleja de lo que yo puedo explicarte aquí. Por supuesto, puedes hacer un visionado sin mostrar demasiado interés y solamente disfrutar de la calidad del filme, eso lo puede hacer todo el mundo, pero si eres de los que no soportan comerse la cabeza viendo una peli, hay opciones mucho mejores. Si, al contrario, eres de los que te gusta pensar y razonar las películas y no te molestan las tramas complejas, será una película que disfrutarás, teniendo en cuenta que no es ni de lejos lo mejor de Fincher.


Crecemos gracias a ti, comparte :)