1408


1408

Lo mejor: la ambientación de la película, la actuación de John Cusack
Lo peor: la película pierde su ritmo en su recta final.
Nota: 7,5/10

¿Crees en lo sobrenatural?

     1408 es una adaptación basada en un relato homónimo de Stephen King. 1408 es el número de una habitación de hotel cuyo dueño (Samuel L. Jackson) simula que no existe la decimotercera planta y prohíbe que nadie se aloje en esta suite, pero tampoco quiere cerrarla para aparentar que no ocurre nada. En ese cuarto han muerto 56 personas, muchas de ellas a causa de suicidios y otras de forma natural. Michael Enslin (John Cusack), escritor de libros sobre lugares encantados, recibe una postal que le conmina a no entrar en la habitación. Pero necesita material para su nuevo libro y se dirige a Nueva York, ciudad en la que perdió a su hija por causa de un cáncer, a visitar el hotel Dolphin. Aunque el gerente hace todo lo posible para convencerle de que no se aloje allí, Enslin es un escéptico que no cree en fantasmas u otro tipo de presencias y está dispuesto a pasar una noche en la 1408.

 

Ficha técnica

  • Título original: 1408
  • Título en España: 1408
  • País: Usa
  • Año: 2007
  • Género: Thriller, Thriller psicológico
  • Director: Mikael Hàfström
  • Reparto: John Cusack, Samuel L. Jackson, Mary McCormack, Jasmine Jessica Anthony, Tony Shalhoub, Johann Urb

Crítica

     Catalogar un largometraje como 1408 no es fácil, pues mezcla en una cinta características propias de películas dramáticas, género de terror, thriller y psicothriller. Bebe de muchos de estos géneros para conseguir su objetivo: mantenerte enganchado a la pantalla durante sus más de 90 minutos de metraje. Desde luego no es una película perfecta, y entre otras se echa de menos una presentación más profunda del protagonista en un principio, porque luego costará un poco más empatizar con él cuando lleguen los momentos dramáticos del filme (recordar su relación con su padre, su hija muerta…).

 

 

     Yo soy de esas personas que opinan que una película es un éxito cuando logra que nos metamos en la piel de sus protagonistas, por eso no tengo una preferencia de géneros: cuando veo una película de terror quiero cagarme de miedo, y cuando veo una comedia romántica, quiero reirme e identificarme con su protagonista. Algo tan simple como esto provoca que la nota de la película sube o baje en consecuencia. Y en esta película se logra de una forma bastante inteligente mantenernos inquietos en todo momento, la parte de thriller mezclado con terror está bien conseguida. Algunos “sustos” más tópicos que otros, pero el ritmo que coge el filme en poco tiempo nos impedirá pensar demasiado en si lo que está sucediendo son tópicos o no: la película no para, y la sensación de angustia irá aumentando en el espectador, hasta aquí bien.

 

     ¿Problemas? Cundo este ritmo angustioso comienza a llegar al límite y ser estirado hasta no dar más de sí, la película baja la intensidad y pierde parte de su encanto. En este punto comienzan los altibajos hasta el final del metraje, aunque por lo menos tenemos el buen sabor de boca de la primera parte. En otro orden de cosas, está la parte dramática de la peli: acabaremos creyéndonosla, pero la verdad es que las primeras situaciones en las que Michael recuerda a su padre y a su hija nos resultaran un poco ajenas, así que es otro punto negativo para el filme por no haber sabido “vendernos” esta parte desde un principio.

 

 

     Personalmente, la película me gustó, aunque me quedo con la primera parte. Tiene dos finales alternativos, porque al parecer tampoco terminó de convencer a sus realizadores, y crearon un segundo final. Os contaré un pequeño spoiler, irrelevante porque no sabreis que final os tocará antes de ver la peli: en uno de los finales Michael muere y en el otro no. Os lo cuento porque quiero hacer una pequeña reflexión al respecto: la película pierde el ritmo hasta tal punto que para cuando lleguemos al final de la película, nos resultará un poco irrelevante si el protagonista muere o no. Ya sabemos todo lo que tenemos que saber y hemos vivido esta aventura con él, pero por alguna razón nos da la sensación de que su vida estará vacía en cuanto salga de la habitación 1408.

 

Conclusión

     Una excelente película hasta que comienza a perder el ritmo. Recomendable para todas aquellas personas fanáticas del cine de terror y de Stephen King, porque es un largometraje que se alza por encima de muchos bodrios similares, aunque por desgracia va perdiendo su encanto hacia el final del filme. Me deja un sabor agridulce, pero merece la pena verla.
     Por cierto, el tráiler esta película es fantástico, pero vereis la diferencia entre el tráiler y la película: mientras que el tráiler comienza con la historia de Michael y su hija, algo que me parece acertadísimo, esa parte en la película se produce mucho después del inicio, perdiendo ese tinte dramático que en el tráiler sí está presente.

 


Crecemos gracias a ti, comparte :)