Series ly » Críticas de cine » Sin Compromiso

Sin Compromiso


sin-compromiso

Lo mejor: tiene algunos golpes muy ingeniosos
Lo peor: lo demás, actores descafeinados, historia poco creible, dos horas de película con un guión que daba para poco más de 70 minutos…
Nota: 3/10

¡No puedo concentrarme en mi porno con tanto sexo real a mi alrededor! (introducción)

     Si la semana pasada os hablaba de Con Derecho a Roce, y la grata sorpresa que me había llevado ante una película que prometía ser una comedia romántica del montón, me parece que la avaracia rompió el saco. Sin Compromiso no es una peli del montón, es que el tráiler (os lo dejo al final de la crítica) debe de ser de los mejores que jamás se han creado: es capaz de condensar en 3 minutos todo lo salvable del film, es decir, cuatro chistes y un par de bromas medianamente pensadas.

Ficha técnica

  • Nombre original: No Strings Attached
  • Nombre español: Sin Compromiso
  • Año: 2011
  • País: USA
  • Género: Comedia, Comedia Romántica
  • Director: Ivan Reitman
  • Reparto: Natalie Portman, Ashton Kutcher, Cary Elwes, Kevin Kline, Greta Gerwig, Lake Bell, Olivia Thirlby, Ludacris, Jake M. Johnson, Mindy Kaling, Talia Balsam, Gary David Goldberg, Ophelia Lovibond, Jennifer Irwin y Ben Lawson

Argumento

      Adam y Emma son dos jóvenes que se conocen desde hace tiempo, pero que no han mantenido un contacto demasiado profundo en los últimos años. Cuando se reencuentran, por cosas de la vida, terminan acostándose. De mutuo acuerdo deciden que seguirán teniendo sexo sin compromiso. No tendrán que darse explicaciones para estar con otras personas, ni tampoco disculparse por no quedarse a dormir. Adam tiene una vida un poco inestable, y Emma está en el mundo de la medicina, por lo que realmente le queda muy poco tiempo para dedicar a su vida personal. Contar con el apoyo de Adam, a quien puede llamar en cualquier momento para tener sexo con él, es una solución perfecta a su situación de vida actual. Pero como siempre se dice en estos casos, es difícil mantener una relación física sin que al menos una de las dos personas involucradas comience a sentir algo. Cuando el mundo de Adam y Emma comience a mutar hacia lo que debería ser una relación de pleno derecho, el método de vida que habían elegido los dos se pondrá a prueba.

Protagonistas

  • Ashton Kutcher como Adam, típico protagonista con buen corazón, ayudante de producción de una compañía televisiva, y con una casa y un coche que resulta difícil de creer que sea capaz de costearse con su sueldo de ayudante.

 

Sin Compromiso

  • Natalie Portman como Emma, una chica alérgica al compromiso (sin ningún tipo de razón aparente, ni trauma lacrimógeno, ni corazón roto, cero) que encontrará en Adam al chico perfecto para tener sexo sin los lastres de mantener una relación amorosa.

 

Sin Compromiso

¿Ésta es Natalie Portman?

     La razón principal por la que me he decidido a escribir esta crítica es por sus protagonistas, Portman y Kutcher, dos grandes actores (en especial Portman) que resultan bastante penosos en este filme.

     Natalie Portman puede ser muchas cosas: puede ser una grácil dama, una chica inocente, una elegante princesa o una perfeccionista bailarina de ballet, pero lo que no es es una chica explosiva. No da el perfil. No resulta creible, y los pocos momentos en los que podemos llegar a creérnoslo (en general, alguna escena de cama), contrastan muchísimo con el resto de la película. Natalie Portman es una gran actriz, que a mis ojos gana más y más en talento y experiencia con cada película en la que actúa, pero que no tiene la frescura necesaria para hacer de chica alocada que busca sexo sin ataduras. Y eso no quiere decir que no sea sexy o deseable. Recuerdo que una de las críticas que leí acerca de su papel en Cisne Negro era que parecía frígida incluso en la escena en la que comenzaba a masturbarse. Lejos de esa opinión, considero aquella escena cargada de un inmenso erotismo, pero que nada tiene que ver con el espectáculo tan deplorable que nos dio en Sin Compromiso.

     En cuanto a Ashton Kutcher, es otro gran actor. No está a la altura de Portman, pero en películas como El Efecto Mariposa o American Playboy resulta evidente el enorme talento de este chico, que en esta película se encuentra demasiado descafeinado, incluso para una comedia de estas características. Y por cierto, resultaron hasta patéticas las escenas en las que él salía desnudo y nos lo querían pintar como un hombre 10, cuando en esta película sale incluso un poco gordo, algo que ha tenido que solucionar para que le dieran el papel protagonista de Dos Hombres y Medio, unos meses después de esta peli.

     Dejando de lado a los protagonistas, la película en sí resulta un despropósito. Dos horas de metraje para una película que por sus características debería terminar en la hora y veinte de rigor, y a la que se le intenta dar una cierta frescura con varios giros de guión que resultan inverosímiles… Ya sabeis cual es la estructura de una comedia romántica: protas se conocen, se llevan mal o bien, pero poco a poco van involucrándose en una relación que ambos disfrutan, cuando mejor están el guión da un vuelco, uno de los dos la caga y se distancian, ambos aprenden una valiosa lección y acaban juntos.

     Pues bien, en esta película el giro “de todo perfecto a pelea” se repite una y otra vez, añadiendo personajes para hacerlo más creible (como un médico que se sacan de la manga y que le dice a Adam que se acabará casando con Emma, y luego ni siquiera vuelve a aparecer en la película salvo un brevísima intervención en la que le ofrece a Emma tomar un café y ella le dice que no sin ni siquiera pararse), y desorientando enormemente al espectador, que va a ver que Emma ni siquiera tiene razones para cerrarse emocionalmente, y que el protagonista tiene demasiada poca carisma para resultar creibles sus ligues posteriores.

     Por último, los personajes secundarios, que cumplen en sus estereotipadas funciones de amigos americanos. El padre de Adam resulta ser un famoso productor de televisión toxicómano que hará que todos conozcan a Adam en el mundillo, y que protagonizará alguna broma a lo largo de la película. Podría seguir hablando de las motivaciones de los demás personajes, algunos más logrados que otros, pero voy a terminar esta crítica ya, porque creo que se ha captado la idea: no es una película que merezca la pena ver más allá de sus cuatro logros aislados.

 

Conclusión

     Trata de explotar la nueva fórmula de comedia romántica, con la estructura de siempre, pero que se apoya en unos actores más jóvenes y guapos, en bromas gamberras a la americana y en escenas de cama explícitas, pero fracasa donde Con Derecho a Roce triunfó: vendernos la historia, implicarnos en ella, incluso sentirnos identificados con sus carismáticos protagonistas.

     Mensaje personal para Natalie Portman (mis ganas): deja la comedia y vuelve a lo tuyo, el drama y el thriller.

 


Crecemos gracias a ti, comparte :)